lunes, 15 de enero de 2018

Juegos de batallas sobre tablero. Wargames caseros.(1)

Desde que tengo recuerdos de mi infancia, los juegos de mesa de estrategia de batallas, tipo wargames, han ocupado un lugar muy destacado. Mis primeros recuerdos son de estar en los grandes almacenes, sección de juguetería, frente a unas cajas generalmente cuadradas, grandes, con unas llamativas ilustraciones de escenas de batallas, Waterloo, Gettysburg, Normandía, etc...generalmente en inglés, precio muy elevado frente a un Cluedo o un  o unos juegos reunidos...y sin posibilidad de escrudiñar en su interior por venir precintadas, todo un misterio. Y un misterio sin posibilidad de investigar, no existía internet, el dependiente no solía tener ni idea, para un chico de 15 años aquello era un verdadero misterio.Y eran cajas pesadas, algunas desvelaban una pequeña imagen en su parte posterior de un tablero colorido con hexágonos y pequeñas piezas con simbolos raros, números, etc... debía ser muy complicado. Tampoco conocía si existían tienda especializadas....

A principios de los 80 empiezan a surgir juegos de NAC, en español, de batallas, recuerdo "El día más largo","Trafalgar", "la batalla de las Ardenas", o de CEFA como "Sinai" o "Lepanto",aquellos eran más reveladores, podías trasladar aquellas batallas que representabas con los soldaditos de plástico de sobre a sofisticados escenarios en tableros con reglas elaboradas y fichas no tan complejas, aquello era maravilloso.


Fuente imágenes: www.todocolección.net


Otro cantar era encontrar amigos con las mismas aficiones, en mi caso no tuve suerte, ya era complicado juntarnos unos pocos para amenas partidas de Monopoly, Imperio Cobra o Fuga de Colditz, los "juegos de guerra" eran complejos, muchas instrucciones y poca paciencia. Pero de esa yo tenía para regalar, como no tenía presupuesto para esos juegos, pues estaba la opción B, fabricarselos uno. Me gustaba dibujar y con esas me iba a la biblioteca a leer libros sobre batallas concretas, napoleónicas, romanas, medievales, aéreas, navales, de tácticas, de tipos de armas, de estrategia, etc, etc. tanta información acumulaba que iba elaborando reglas, escenarios, contendientes, tipos de movimientos, el porcentaje de azar en los combates, etc, etc.

Así empecé a hacerme mis propios juegos, que por azares del destino he conservado y que no hace mucho he recuperado de los cajones de recuerdos. Reglas, fichas, tableros, algunos muy influenciados por las películas del momento que nos marcaron a los niños en los 80. Star Wars, Galáctica, en la vertiente de fantasía espacial, de batallas históricas como una de mis preferidas, Waterloo (1970), las pelis bélicas de la II GM, de la guerra de Secesión americana (aquella serie Norte y Sur)...en los comics o tebeos tipo Hazañas Bélicas, el Sargento Rock, o lecturas como en mi caso, muy intensamente, la lectura de Trafalgar, de Benito Pérez Galdós.



 Lo leí en 1982, año del mundial en España, tenía 15 años, con Naranjito por medio. Pues con esta lectura me puse manos a la obra para hacer un juego que recreara aquellas batallas navales de grandes navíos de linea. Con el apoyo de otro gran libro que tuve (y conservo), Veleros de todo el Mundo, Attilio Cucari, Espasa Calpe (1978),


Fuente imágenes: www.todocoleccion.net

partiendo de éste me puse a dibujar tipos de navíos en papel vegetal para, a continuación, pasarlos a cartón por ambas caras con la ayuda del papel carbón, totalmente artesanal, uno a uno vaya.
El tablero, una retícula cuadrada dibujada en el reverso de unos pósters que mi padre me traía de su trabajo, y que yo usaba para dibujar.

 Posters de Alsa por un lado...
...tablero de juego casero por el reverso.

Plantilla en papel vegetal y barcos representados por ambas caras con peana de cartón pluma.




Reglas, variantes y apuntes.



Relación de navíos y tabla de daños, se puede apreciar el papel de impresora matricial, gracias a mi padre que el papel que se tiraba (está impreso en su reverso) me lo traía para dibujar. 

La idea de recuperar estos juegos y compartirlos, siendo esto algo meramente personal, surge de una reciente visita a una tienda de juegos de mesa, Zacatrus! (http://zacatrus.es/).Ver gente de diferentes edades compartido mesa frente a pilas de juegos me emocionó mucho, estos juegos de mesa están de nuevo cobrando nuevos impulsos, ganando adeptos, nunca murieron frente a los juegos de ordenadores o consolas, y opciones actuales como el crowdfunding ayudan a llevar a la realidad proyectos interesantes que, en aquellos 80's, no entraban en la imaginación.

Ahora que mis hijos empiezan a tener una edad para jugar a juegos más elaborados, compartir con ellos un Stratego, una partida de fuga de Colditz o jugar a Carcasonne son ratos maravillosos que me retrotraen a felices momentos de aquella infancia ochentera.

No hay comentarios: